El Perú necesita de Fátima Si los hombres supiesen lo que es la eternidad, harían todo para cambiar de vida.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 138 > Tema “Objeciones más frecuentes”

La Palabra del Sacerdote  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

¿Puede un sacerdote confesar a un no católico?


PREGUNTA


¿Quisiera saber si un sacerdote puede recibir la confesión de un no católico?


RESPUESTA


Depende. Si ese no católico fue bautizado, el sacerdote puede oírlo en confesión y ver en qué condiciones espirituales se encuentra y por qué razón lo busca. Hay tanta ignorancia religiosa hoy en día, que el primer punto consiste en ilustrarlo sobre las primeras verdades de la fe. Tal vez eso pueda ser un paso inicial para que el no católico retorne a la fe de su bautismo.

Sin embargo, si el interesado en la confesión no fuese un bautizado, él no puede recibir ningún otro Sacramento de la Santa Iglesia; necesita, primero, pedir el bautismo. Teniendo esto en vista, el sacerdote puede recibirlo a fin de orientarlo en tal sentido. En cualquiera de las dos hipótesis, nada impide al sacerdote recibir a quien lo busca con buenas intenciones. El resultado dependerá de las disposiciones de alma del interesado. 



  




Artículos relacionados

Algo más sobre el limbo
¿Por qué la Iglesia no enjuicia a los grupos anticristianos?
La inocencia bautismal
¿María Santísima tuvo después de Jesús otros hijos?
Madre católica, hijas evangélicas
La segunda venida de Jesucristo
Penitencia, un pedido de la Santísima Virgen en Fátima
Sobre los castigos de Dios y la pena del infierno
¿Qué hace la Iglesia Católica para contener el Sida?
María y la vida pública de Jesús







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
Santo Toribio de Mogrovejo
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta



 



Tesoros de la Fe


Nº 232 / Abril de 2021

Santo Toribio de Mogrovejo
Gloria de la Iglesia y del Perú

Santo Toribio Alfonso de Mogrovejo, Arzobispo de Lima, Anónimo – Óleo sobre tela, Museo Nacional de Bellas Artes, Buenos Aires



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

20 de abril

San Alfege, Obispo y Mártir

+1012 + Greenwich - Inglaterra. Abad, obispo de Winchester y después arzobispo de Cantuaria. De gran austeriad de vida, se dedicó en su diócesis a ayudar a los necesitados. Durante la invasión de los daneses a Inglaterra, fue martirizado por rehusarse a pagar su rescate con el dinero destinado a los pobres.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....