El Perú necesita de Fátima La verdadera penitencia que Nuestro Señor ahora quiere y exige, consiste, sobre todo, en el sacrificio que cada uno tiene que imponerse para cumplir con sus propios deberes.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 66 > Tema “Piedad Cristiana”

La Palabra del Sacerdote  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

¿Qué viene a ser el sufragio por los difuntos?


PREGUNTA

En un artículo anterior Ud. trata de la cuestión del sufragio con relación a los difuntos. ¿Qué viene a ser propiamente un sufragio?



RESPUESTA

Sufragio es sinónimo de ayuda, favor, socorro, etc.

Gracias a la maravillosa realidad de la Comunión de los Santos —lazo que une indisociablemente a los miembros de la Iglesia militante, purgante y triunfante en un solo Cuerpo— todos los que están en estado de gracia, ya sea en la tierra, en el Cielo o en el Purgatorio, pueden satisfacer o interceder unos por los otros, con oraciones, ofrecimientos de comuniones, sacrificios, buenas obras, etc. Los que están en esta tierra, por encima de todo mediante la celebración o asistencia a la Santa Misa.

Esas oraciones, sacrificios y buenas obras que nosotros ofrecemos por alguien, se llaman sufragios. El término sufragio, se usa especialmente con relación a las almas del Purgatorio, que padecen por las faltas cometidas en vida, pero por las cuales no hicieron suficiente penitencia en esta tierra, aún cuando ya fueron perdonadas. Nosotros podemos ayudar a esas almas sufragando, es decir, rezando, pero sobre todo mandando celebrar misas en sufragio (en auxilio) suyo, para que puedan subir más deprisa al Cielo.

Se trata de un excelente acto de caridad y las almas santas, a su vez, suplican a Dios que nos retribuya por ese acto de amor fraterno. O también, el mismo Dios, viendo nuestra caridad fraterna nos concede nuevas gracias y auxilios.     





  




Artículos relacionados

El ayuno, la mortificación corporal, la oración y la comunión frecuente
La Mediación y el Cuerpo Místico de Cristo
¿Es malo pedir algún favor a los santos?
¿Cómo usar la Medalla Milagrosa y qué favores se reciben?
¿Qué quiere decir: «A ti clamamos los desterrados hijos de Eva?»
¿Qué hacer con un objeto sagrado o un texto religioso muy deteriorado?
El Escapulario de la Virgen del Carmen
La intercesión de los fieles ante Dios
¿Dios atiende todas las gracias que pedimos?
Los ejercicios espirituales de San Ignacio de Loyola - II







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
Santo Toribio de Mogrovejo
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta



 



Tesoros de la Fe


Nº 232 / Abril de 2021

Santo Toribio de Mogrovejo
Gloria de la Iglesia y del Perú

Santo Toribio Alfonso de Mogrovejo, Arzobispo de Lima, Anónimo – Óleo sobre tela, Museo Nacional de Bellas Artes, Buenos Aires



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

10 de abril

San Ezequiel, Profeta

+Siglo VI, a.C. + Palestina. Llevado cautivo hacia Babilonia algunos años antes de la caída de Jerusalén, ahí ejerció la mayor parte de su ministerio profético. Como sacerdote, mostró gran celo por el Templo y por la Ley. Como profeta, centró su predicación sobre la renovación interior del corazón (del Martirologio).








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....