El Perú necesita de Fátima Si los hombres supiesen lo que es la eternidad, harían todo para cambiar de vida.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 63 > Tema “Otras religiones”

La Palabra del Sacerdote  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

¿Qué soluciones hay para lograr la paz entre las religiones?


PREGUNTA

¿Qué soluciones hay para lograr la paz entre las religiones?



RESPUESTA

Todo lo que fue dicho hasta aquí dejó de lado una cuestión fundamental, que es el estado moral y religioso de la humanidad como un todo, y del mundo occidental y cristiano de modo particular.

Activista favorable al matrimonio homosexual

¿Mundo cristiano? ¿El mundo occidental aún puede ser llamado cristiano?

Sin duda, en los últimos tiempos ha habido, en diversos campos, una “derechización” de las naciones en esta parte del mundo, que se manifiesta por la oposición creciente al aborto, a la eutanasia, a las uniones homosexuales, etc. Son motivos auténticos de esperanza. Pero la deterioración moral en esas sociedades ya alcanzó límites inimaginables, de modo que es muy dudoso que la mencionada rectificación de rumbo sea, por sí sola, suficiente para una corrección seria y generalizada de los padrones de moralidad.

Ahora bien, sin ese retorno de la humanidad a los principios morales, no habrá paz duradera en las familias y en las naciones. Y un conflicto de civilizaciones parece inevitable.

Vista desde esta perspectiva, la pregunta sobre “la paz entre las religiones” equivale a indagar sobre las soluciones para “la paz entre las civilizaciones”. Y la solución sólo puede ser una: el retorno de la humanidad a la práctica de los Diez Mandamientos de la Ley de Dios y a los preceptos de su Santa Iglesia —del Dios verdadero, y no de los simulacros de barro ofrecidos a la adoración de los hombres.     





  




Artículos relacionados

Espiritismo y reencarnación de los cuerpos
Simulacros de barro y simulacros de piedra
La fe sin obras es una fe muerta
Las relaciones entre musulmanes y cristianos después del 11 de Setiembre
Matrimonio con disparidad de culto
¿Todas las religiones son buenas?
¿Cuáles son los peligros del fanatismo religioso?




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 221 / Mayo de 2020

Una promesa, una esperanza
Basílica de la Madonna de Monte Bérico

Basílica de Santa María de Monte Bérico, Vicenza (Italia), construida sobre el cerro que domina la ciudad



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

1 de junio

San Justino, Mártir.

+167, d.C. Roma. El más ilustre apologista cristiano del siglo II. Llegó al conocimiento de la verdad al estudiar los varios sistemas filosóficos. Tornándose en ardoroso defensor de la fe, fustigó a los Emperadores romanos con dos Apologías del Cristianismo, que le valieron el martirio.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....