El Perú necesita de Fátima Rezad, rezad mucho y haced sacrificios por los pecadores, que muchas almas se van al infierno por no haber quién se sacrifique y pida por ellas.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 121 > Tema “Ambientes, Costumbres, Civilizaciones”

Ambientes Costumbres Civilizaciones  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Sociedad orgánica y urbanismo




Plinio Corrêa de Oliveira


La Plaza de Santa María Formosa, en Venecia, según el famoso cuadro del Canaletto. A la derecha, un pequeño palacio, del cual sólo se puede ver una parte. Al centro, un pozo. Los personajes se dispersan lentamente por la plaza vacía. A ambos lados, edificios residenciales, unos más distinguidos y con cierto aire de nobleza, y otros más populares. De estos edificios, algunos tienen tiendas en la planta baja.

Se diría un pequeño mundo pacífico y armónico, hasta cierto punto cerrado en sí mismo, en el cual coexisten lado a lado las diferentes clases sociales, nobleza, comercio, trabajadores manuales, unidas en función de la iglesia al fondo, que, con su campanile, domina digna y maternalmente el cuadro, enriqueciendo el ambiente con su más alta nota espiritual.

Este microcosmos, ceremonioso, distinguido, no obstante marcado por una nota de intimidad, reunido alrededor de una pequeña plaza, revela el espíritu de una sociedad en que los hombres, lejos de querer disolverse en multitudes anónimas, tendían a constituir núcleos orgánicos y diferenciados, que evitaban el aislamiento, el anonimato, el aniquilamiento del individuo frente a la masa.


Cómo esta plaza, tan pintoresca y humana, tan distinguida pero en la cual conviven armónicamente las clases diversas, tan típicamente sacral por la irradiación que en ella ejerce la presencia del pequeño templo, diverge de ciertas inmensas plazas modernas, en que sobre un mare magnum de asfalto, perdido en una agitada masa que circula en todas las direcciones, el hombre sólo tiene delante de los ojos rascacielos ciclópeos que lo aplastan.   





  




Artículos relacionados

Dos modos de ver la vida del campo
La impregnación de las alegrías de la Navidad
Los Reyes Magos y algunos pastores
San Gimignano
Lo inimaginable y lo soñado
Vejez: ¿decrepitud o apogeo?
Las parábolas de los Evangelios
La ciudad medieval y la ciudad moderna
Neuschwanstein el sentido del combate y de la dignidad hidalga
Esplendor regio y confort popular




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
Invitación al rosario del 13 de mayo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Maravillosa lección en los orígenes de Lourdes
La Virgen del Tepeyac - Nuestra Señora de Guadalupe en México
Fátima: “una sola fe, un solo bautismo, una sola Iglesia”



Tesoros de la Fe


Nº 164 / Agosto de 2015

San Juan Bosco
Bicentenario de su nacimiento (1815-2015)

Casita de Don Bosco en su aldea natal, I Becchi, hoy Colle Don Bosco, en el Piamonte, Italia



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

1 de setiembre

San Lobo, Obispo y Confesor

+625 Francia. Monje en la famosa Abadía de Lérins, sucedió a San Artemio en la sede episcopal de Sens. El Rey Clotario — debido a las malas informaciones de su emisario y del abad de San Remigio, que deseaba quedarse con la sede de Sens, — desterró al santo obispo a una zona aún pagana. San Lobo convirtió al gobernador local y a muchos preeminentes personajes a la verdadera fe, siendo entonces llamado de vuelta por Clotario, ya mejor informado.



San Gil, Abad y Confesor

+Siglo VIII . Originario de Grecia, se estableció en el sur de Francia donde fundó una comunidad de monjes. Su culto era muy popular durante la Edad Media.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....