El Perú necesita de Fátima Rezad, rezad mucho y haced sacrificios por los pecadores, que muchas almas se van al infierno por no haber quién se sacrifique y pida por ellas.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 30 > Tema “El Símbolo de los Apóstoles”

Lectura Espiritual  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Décimo y undécimo artículos del Credo

El perdón de los pecados, la resurrección de los muertos


El décimo artículo del Credo nos enseña que Jesucristo ha dejado a su Iglesia el poder de perdonar todos los pecados, por muchos y graves que sean, porque Él le ha dado plena potestad para atar y desatar.

Los que en la Iglesia ejercen la potestad de perdonar los pecados son, en primer lugar, el Papa, que es el único que posee la plenitud de esta potestad; luego los Obispos y, con dependencia de los Obispos, los sacerdotes.

La Iglesia perdona los pecados por los méritos de Jesucristo, confiriendo los sacramentos instituidos por Él con este fin, principalmente el Bautismo y la Penitencia.

La Resurrección de los muertos (miniatura), Domenico y David Ghirlandaio, siglo XV

El undécimo artículo del Credo nos enseña que todos los hombres resucitarán, volviendo a tomar cada alma el cuerpo que tuvo en esta vida.

La resurrección de los muertos sucederá por la virtud de Dios omnipotente, a quien nada es imposible. Ello acaecerá al fin del mundo, y entonces seguirá el juicio universal.

Dios ha dispuesto la resurrección de los cuerpos para que, habiendo el alma obrado el bien o el mal junto con el cuerpo, sea también junto con el cuerpo premiada o castigada.

Habrá grandísima diferencia entre los cuerpos de los escogidos y los cuerpos de los condenados, porque sólo los cuerpos de los escogidos tendrán, a semejanza de Jesucristo resucitado, las dotes de los cuerpos gloriosos.

Las dotes que adornarán los cuerpos gloriosos de los escogidos son: 1) la impasibilidad, por la que no podrán ya estar sujetos a males y dolores de ningún género, ni a la necesidad de comer, descansar o de otra cosa; 2) la claridad, con la que brillarán como el sol y como otras tantas estrellas; 3) la agilidad, con que podrán trasladarse en un momento y sin fatiga de un lugar a otro, y de la tierra al cielo; 4) la sutileza, con que sin obstáculo alguno podrán penetrar cualquier cuerpo, como lo hizo Jesucristo resucitado.

Los cuerpos de los condenados estarán privados de las dotes de los cuerpos gloriosos y llevarán la horrible marca de su eterna condenación (Catecismo Mayor de San Pío X, Ed. Magisterio Español, Vitoria, 1973, pp. 34-35).     





  




Artículos relacionados

Creo en la Santa Iglesia Católica, en la Comunión de los Santos (4ª parte)
El símbolo de los Apóstoles - Introducción
Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos
Primer artículo del Credo (2ª parte): Creador del cielo y de los ángeles
Primer artículo del Credo (3ª parte): Creador de la tierra y del hombre
Padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado
Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor
Subió a los cielos, está sentado a la diestra de Dios Padre
Creo en la Santa Iglesia Católica, en la Comunión de los Santos (1ª parte)
Creo en la Santa Iglesia Católica, en la Comunión de los Santos (5ª parte)




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
Nuestra Señora del Buen Consejo de Genazzano
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Maravillosa lección en los orígenes de Lourdes
Llamado del Cardenal Burke a todos los católicos
Fátima: “una sola fe, un solo bautismo, una sola Iglesia”



Tesoros de la Fe


Nº 172 / Abril de 2016

Tricentenario: San Luis María Grignion de Montfort
Estatua de San Luis María Grignion de Montfort, Basilica de San Pedro, Roma



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

30 de abril

San Pío V, Papa

+1572 + Roma. Antonio Michele Ghislieri, fraile dominico, comisario general de la Inquisición romana, elegido papa número 225 de la Iglesia católica, entre 1566 y su fallecimiento, y que fue canonizado por el papa Clemente XI en 1712. Contra el Imperio Otomano promovió el papa la Liga Santa que quedó constituida por España, Venecia y los propios Estados Pontificios, con participación genovesa. Al frente de las fuerzas combinadas puso el papa a don Juan de Austria, hermanastro del rey Felipe II de España, a quien definió, utilizando la cita evangélica referida a Juan el Bautista, como «un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan».








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....