El Perú necesita de Fátima Los buenos serán martirizados, el Santo Padre tendrá mucho que sufrir, varias naciones serán aniquiladas; por fin, mi Inmaculado Corazón triunfará.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 3 > Tema “Eternidad”

La Palabra del Sacerdote  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

¿Conservarán los cuerpos, después de la resurrección, las marcas o heridas ocasionadas durante la vida?


PREGUNTA


¿Después de la resurrección de los muertos, los cuerpos gloriosos conservarán los vestigios o marcas de accidentes violentos que la persona tuvo en vida? Por ejemplo, si la persona tenía una herida considerable en el rostro, ¿la cicatriz permanecerá después de la resurrección? Cuando Nuestro Señor Resucitado se apareció a los Apóstoles mostró a Santo Tomás las marcas de la Pasión.


RESPUESTA


Las características del cuerpo resucitado no pueden guardar ninguna marca de las cicatrices que las enfermedades y los accidentes de esta vida dejaron en él. Porque toda imperfección o sufrimiento son incompatibles con la felicidad plena que el hombre resucitado gozará en el Cielo

Pero allá, ¡no seremos hombres sin historia! La vida en el Cielo es la coronación de una vida de combates y de fidelidad que llevamos en esta Tierra —y también de la misericordia de Dios que nos perdonó lamentables caídas que tuvimos y de las cuales nos arrepentimos. Así como no hay dos hombres iguales y dos vidas iguales, el premio que Dios dará a cada hombre será no sólo en proporción a su fidelidad a las gracias recibidas y a la misericordia divina, pues también tendrá una marca personal que caracterizará, de modo inconfundible, la singularidad única de su vida.

Así, un San Luis Gonzaga, cuya vida se caracterizó por una castidad llevada al pináculo de lo inverosímil, es reconocido en el Cielo por esa virtud singularísima suya. Algo en su esplendor y en el perfume que su persona exhala indica a los otros bienaventurados que aquél es San Luis Gonzaga, el excelso modelo de la virtud angélica.

Nuestro Señor libera las almas de los justos que estaban en el Limbo, llevándolas al Cielo

Cuando Nuestro Señor Resucitado se presentó a los Apóstoles portando las marcas gloriosas de la Pasión, sus cicatrices eran luminosas y denotaban que ahí estaba ¡el Redentor del mundo! Nada había en ellas que constituyese un defecto del cuerpo, sino que eran ¡una señal de la Gloria insuperable que caracterizará por toda la eternidad al Hijo de Dios hecho hombre para salvar a los hombres!

Mucho más modestamente —sin embargo ¡con cuánta gloria!— un cruzado que con coraje y abnegación se alistó en la memorable epopeya para rescatar el Santo Sepulcro caído en manos de los infieles, podrá exhibir en el Cielo la llaga gloriosa de la lanzada que le quitó la vida. ¿Cuántos otros guerreros, que derramaron su sangre en defensa de la Iglesia y de la Cristiandad, no merecerán que sus llagas sean reconocidas en el Cielo por un brillo muy especial? Esto en nada les disminuirá la perfecta integridad y felicidad del cuerpo.

Al lado de esos ejemplos supremos, ¿cómo no pensar qué sacrificios aún más modestos, pero no por eso destituidos de mérito y de gloria —de una madre, por ejemplo, que se avienta en un incendio para salvar la vida de un hijo— resplandezcan en el Cielo con las cicatrices luminosas de su acto heroico? Esto no será un elemento de fealdad, sino de gloria, como bellas y gloriosas fueron las llagas de Cristo Resucitado.

Es así que la historia singular de cada hombre y de cada mujer se proyecta hasta el Cielo. Y es por eso también que la vida en esta Tierra es tan seria...     





  




Artículos relacionados

¿Qué sentido tiene la vida presente frente a la muerte?
¿El tiempo en la tierra y en el purgatorio corren paralelamente?
Juicio particular, juicio final y resurrección de los muertos
En realidad, las pasiones no son ni buenas ni malas
Visiones y avisos celestiales
¿Existe el Purgatorio?
Apocalipsis, internet y fin de los tiempos
¿El infierno está vacío?
¿Cómo será el fin de los tiempos?
Avisos celestiales




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
Los Santos Reyes Magos
Stille Nacht: La canción de Navidad por excelencia
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
El Santo Leño de la Cruz: Resumen simbólico del Evangelio
La Revolución Francesa
Segovia: belleza y fuerza que brotan de la fe
Notre Dame de París, la luz y las llamas
Una propaganda que explota nostalgias del pasado
Invitación al rosario del 13 de mayo
Juicio y condenación de Jesucristo, una farsa sórdida y grotesca
Grandezas y glorias de San José
El Islam y el suicidio de Occidente
San Ildefonso de Toledo
Súplica junto al Pesebre
Fallece redactor de la columna “La Palabra del Sacerdote”
La “ola celeste”: una ola celestial, una ola mariana
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 217 / Enero de 2020

Epifanía del Señor
Encuentro de los Reyes Magos camino a Belén

El encuentro de los Tres Magos, Maestro del retablo de San Bartolomé, c. 1480 – Óleo y pan de oro sobre tabla, Getty Museum, Los Ángeles



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

23 de febrero

San Policarpo, Obispo y Mártir

+104, d.C. + Cesarea - Turquía. Fue discípulo de San Juan Evangelista. “Policarpo —dice San Ireneo en el Tratado de las Herejías— no solo fue enseñado por los Apóstoles y conversó con muchos que habían conocido en vida a Jesucristo, sino que se debe a los mismos Apóstoles su elección como Obispo de Esmirna, en Asia”. Fue decapitado por increpar valientemente a los sacerdotes paganos.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....