El Perú necesita de Fátima Sobre todo, aceptad y soportad con resignación el sufrimiento que Nuestro Señor os envíe.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 123 > Tema “Consideraciones sobre la oración”

Lectura Espiritual  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Consideraciones sobre el Padrenuestro – V


La cuarta petición que Santa Teresa de Jesús recomienda para los días jueves: El pan nuestro de cada día dánosle hoy.*



No puedo persuadirme de que en esta petición pidamos solo algo temporal para sustento de la vida corporal, sino también algo espiritual para sustento del alma. Porque de estas siete peticiones, las tres primeras son para Dios, la santificación de su Nombre, su Reino y su Voluntad; y de las cuatro que pedimos para nosotros, solo en ésta, que es la primera, pedimos que nos dé algo; porque en las otras rogamos que nos libre de pecados, de tentaciones y de todo mal. Pues lo único que pedimos a nuestro Padre que nos dé, no ha de ser algo temporal, para el cuerpo; pues por el hecho de ser sus hijos y poseer un alma, no está bien pedirle cosas tan bajas y comunes, porque Él las da a las criaturas inferiores y al hombre sin que las pidan, y especialmente habiéndonos advertido Su Majestad que le pidamos primero las cosas de su Reino (que es lo que toca a nuestras almas), que de lo demás Él cuidará.

Y por eso declaró por San Mateo “El pan nuestro sobresustancial dánosle hoy”. Suplicamos, pues, en esta petición el pan de la doctrina evangélica, las virtudes, y el Santísimo Sacramento, y finalmente todo lo que mantiene y conforta a nuestras almas para sustento de la vida espiritual.

Pues a este soberano Padre, Rey y Esposo, considerémosle Pastor con las cualidades de los otros pastores, y con tantas ventajas cuantas Él mismo se pone en el Evangelio cuando dice: “Yo soy el buen Pastor, que da la vida por sus ovejas”.

Así, vemos con cuánta eminencia están en Cristo las cualidades de los pastores excelentes, de que hace memoria la divina Escritura, Jacob y David. De David dice, que siendo muchacho luchaba con los osos y leones, y los desquijaraba, por defender de ellos un cordero. De Jacob dice que nunca fueron estériles sus ovejas y cabras que guardó, que nunca comió carnero ni cordero de su rebaño, ni dejó de pagar alguno que el lobo le comía, o el ladrón le hurtaba; que de día le fatigaba el calor y de noche el hielo, y que ni dormía de noche ni descansaba de día, por dar a su amo Labán buena cuenta de sus ganados. […]

Este amor es el que quiere el Señor que aquí consideremos cuando comulgamos, y aquí deben de confluir todos nuestros pensamientos […]; y tal agradecimiento nos pide, cuando al comulgar, nos manda que recordemos que murió por nosotros, y bien se ve la gana con que se nos da, pues llama a este manjar pan de cada día, y quiere que se lo pidamos cada día; pero ha de advertir la limpieza, y virtudes que han de tener los que así le comen. 

* Biblioteca de Autores Españoles - Escritos de Santa Teresa, M. Rivadeneyra Editor, Madrid, 1861, t. I, pp. 538-545, con ligeras adaptaciones.




  




Artículos relacionados

Consideraciones sobre el Padrenuestro – VIII
Consideraciones sobre la oración (I)
Breve historia del Avemaría
Consideraciones sobre el Padrenuestro – II
Consideraciones sobre el Padrenuestro – VII
Consideraciones sobre el Padrenuestro – VI
Consideraciones sobre la oración (II)
Consideraciones sobre la oración (III)
Consideraciones sobre la oración (IV)
Consideraciones sobre el Padrenuestro – I







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
Fátima y el comunismo: dos profecías irreconciliables
150 años de la Comuna de París
San Juan Masías
Rosa de Santa María
Iglesia y Estado: ¿unión o separación?
Remedio eficaz contra los males contemporáneos
Las glorias de María
Santo Toribio de Mogrovejo
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta



 



Tesoros de la Fe


Nº 239 / Noviembre de 2021

1917 La Revolución Comunista
Rusia esparcirá sus errores por el mundo

Los bolcheviques asaltan el Palacio de Invierno, en San Petersburgo, unos días después de la última aparición de la Virgen en Fátima.



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

3 de diciembre

San Francisco Javier

+1552 Sancian. Discípulo de San Ignacio de Loyola, es el apóstol de la India y de Japón, habiendo su celo alcanzado Malaca y las Molucas. Falleció a los 46 años en las costas de China, que pretendía evangelizar. San Pío X lo declaró patrono especial de la obra de la Propagación de la Fe y de las Misiones católicas.

Más información aquí.






Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....