El Perú necesita de Fátima Jesús quiere servirse de ti para hacerme conocer y amar. Él quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón. A quien la abrace le prometo la salvación.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 15 > Tema “El Símbolo de los Apóstoles”

Lectura Espiritual  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Primer artículo del Credo - I

Creo en Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra

 

Estas palabras quieren decir: «Creo» con toda seguridad y sin ninguna vacilación confieso a Dios Padre, la primera Persona de la Santísima Trinidad, que en virtud de su omnipotencia creó de la nada el propio cielo y la tierra, y todo lo que en sus dimensiones está contenido; que sustenta y gobierna todas las cosas creadas. Y no sólo de corazón lo creo, y de boca lo confieso, sino que con el mayor afecto y piedad filial a Él me entrego, por ser el sumo y perfecto bien.

En este lugar, la palabra ‘creo’ no tiene el significado de ‘pensar’, ‘juzgar’, ‘opinar’. Conforme la doctrina de la Sagrada Escritura, significa una adhesión absolutamente segura, por la cual la inteligencia acepta, con firmeza y constancia, los misterios que Dios le manifiesta. Sólo cree propiamente quien esta seguro de alguna verdad, sin la menor duda. Quien dice ‘creo’ expresa la íntima aquiescencia del alma, que es el acto interior de la fe. Sin embargo, haciendo pública profesión debe exteriorizar la fe que lleva en el alma y manifestarla con la mayor expansión de alegría («Catecismo Romano», Ed. Vozes, Petrópolis, 1962, p. 77).

 

Dios cuida del mundo y de todas las cosas que creó y las gobierna con su infinita bondad y sabiduría

De Dios Padre y de la Creación

Sabemos que hay Dios porque la razón lo demuestra y la fe lo confirma. Dios es Padre: 1° Porque es Padre, por naturaleza, de la segunda Persona de la Santísima Trinidad, que es el Hijo engendrado por Él. 2° Porque Dios es Padre de todos los hombres que Él ha creado, conserva y gobierna. 3° Porque, finalmente, es Padre por gracia de todos los buenos cristianos, que por esto se llaman hijos de Dios adoptivos.

El Padre es la primera Persona de la Santísima Trinidad porque no procede de otra persona, sino que es el principio de las otras dos Personas, que son el Hijo y el Espíritu Santo.

Todopoderoso quiere decir que Dios puede hacer todo cuanto quiere. Dios todo lo puede, aunque no pueda pecar ni morir, porque el pecar o morir no es efecto de potencia, sino de flaqueza, la cual no puede hallarse en Dios, que es perfectísimo.

Crear es hacer de nada algo; por esto se dice Creador del cielo y de la tierra, porque hizo de nada el cielo y la tierra y cuanto en el cielo y en la tierra se contiene.

El mundo fue creado igualmente por las tres divinas Personas, porque todo cuanto hace una Persona respecto de las criaturas, lo hacen con el mismo acto las otras dos.

La Creación se atribuye particularmente al Padre porque es efecto de la divina Omnipotencia, la cual se atribuye especialmente al Padre, como la sabiduría al Hijo y la bondad al Espíritu Santo, aunque las tres divinas Personas tienen la misma omnipotencia, sabiduría y bondad.

Dios tiene cuidado del mundo y de todas las cosas que ha creado, las conserva y gobierna con su infinita bondad y sabiduría, y nada sucede acá abajo sin que Dios lo quiera o lo permita, porque hay cosas que Dios quiere y manda y otras que no las impide, como es el pecado.

Dios no impide el pecado, porque aun del abuso que el hombre hace de la libertad que Él le dio, sabe sacar bien y hacer que brille más y más su misericordia o su justicia (Catecismo Mayor de San Pío X, Ed. Magisterio Español, Vitoria, 1973, pp. 8-9).     





  




Artículos relacionados

Creo en la Santa Iglesia Católica, en la Comunión de los Santos (2ª parte)
El perdón de los pecados, la resurrección de los muertos...
El símbolo de los Apóstoles - Introducción
Creo en la Santa Iglesia Católica, en la Comunión de los Santos (4ª parte)
Creo en la Santa Iglesia Católica, en la Comunión de los Santos (3ª parte)
Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor
Subió a los cielos, está sentado a la diestra de Dios Padre
Creo en la Santa Iglesia Católica, en la Comunión de los Santos (1ª parte)
Descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos
Duodécimo artículo del Credo: Creo en la vida eterna







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
El Jardín de Picpus
La gracia de Fátima actuando en Ucrania
Nuestra Señora de la Cabeza Inclinada
La crucifixión y muerte de Jesucristo
Confianza en María Inmaculada aun cuando todo parezca perdido
En este siglo de confusión, oh Madre del Buen Consejo, ruega por nosotros
Navidad
Fátima y el comunismo: dos profecías irreconciliables
150 años de la Comuna de París
San Juan Masías
Rosa de Santa María
Iglesia y Estado: ¿unión o separación?
Remedio eficaz contra los males contemporáneos
Las glorias de María
Santo Toribio de Mogrovejo
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta



 



Tesoros de la Fe


Nº 246 / Junio de 2022

El jardín de Picpus
y las carmelitas mártires de Compiègne

Las carmelitas de Compiègne asesinadas en 1794 durante la Revolución Francesa, Félix Gaudin, 1909 – Vidriera de la iglesia de Saint-Honoré d’Eylau, París



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

28 de junio

San Plutarco y Compañeros, Mártires

+202 Egipto. Asistiendo a las aulas del célebre Orígenes, en Alejandría, fueron por él convertidos a la fe católica, enfrentando por eso el martirio en las persecuciones de Severo.



San John Southworth, Mártir

+1654 Tyburn - Inglaterra. Ordenado sacerdote en Francia, fue enviado a la misión en Inglaterra. Preso varias veces, consiguió su liberación por la intercesión de la reyna Enriqueta, esposa de Carlos I. Después de la ejecución de este rey, bajo el régimen dictatorial del herético Cromwell, fue aprisionado y martirizado.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....