El Perú necesita de Fátima La verdadera penitencia que Nuestro Señor ahora quiere y exige, consiste, sobre todo, en el sacrificio que cada uno tiene que imponerse para cumplir con sus propios deberes.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 103 > Tema “San Agustín de Hipona”

Verdades Olvidadas  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

La deformación moral es muchas veces causa del error

 

 

¿Por qué la verdad genera odio? ¿Por qué el hombre que proclama la verdad en tu nombre viene a ser para ellos un enemigo, amando como aman la felicidad que no es más que el gozo de la verdad?

No hay más respuesta que ésta: el amor de la verdad es tan grande que todos aquellos que aman otra cosa quisieran que esto que aman fuera la verdad. Y como no les gusta que les engañen, tampoco les gusta convencerse de que se engañan.

Por eso odian la verdad, porque aman algo que creen verdad. La aman cuando brilla, la aborrecen cuando reprende. No quieren que nadie les engañe, pero quieren engañar.

Por eso la aman cuando se descubre y la odian cuando les descubre a ellos. La paga que ella les dará será descubrirlos contra su voluntad, ya que no quieren que nadie les descubra. Por otra parte, ella no se les manifestará.

Así, así, también así es el alma humana, ciega y enferma, tan torpe y repugnante; quiere ocultarse, pero no quiere que nada se le oculte. Le va a suceder justamente lo contrario: que ella no va a poder ocultarse a la Verdad, mientras que la Verdad queda oculta para ella.

 


San Agustín de Hipona, Confesiones (X, 23), CETA, Iquitos, 2003, pp. 242-243.



  




Artículos relacionados

Conversión de personas insignes
Oración al Espíritu Santo
¡Oh tú Iglesia Católica!
Dos amores, dos ciudades







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
En este siglo de confusión, oh Madre del Buen Consejo, ruega por nosotros
Navidad
Fátima y el comunismo: dos profecías irreconciliables
150 años de la Comuna de París
San Juan Masías
Rosa de Santa María
Iglesia y Estado: ¿unión o separación?
Remedio eficaz contra los males contemporáneos
Las glorias de María
Santo Toribio de Mogrovejo
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta



 



Tesoros de la Fe


Nº 241 / Enero de 2022

¡Confianza, confianza!
Madre del Buen Consejo, ruega por nosotros

La tormenta en el mar de Galilea, Rembrandt, 1633 – Óleo sobre lienzo, robado en 1990 del Museo Isabella Stewart Gardner, Boston.



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

23 de enero

San Ildefonso, Obispo y Confesor

+667 + Toledo. Discípulo de San Isidoro, Arzobispo de Toledo y celosísimo defensor de la virginidad de María contra los herejes, escribió un libro refutándolos.



Sor Juana de Cristo OSC

+(+1648) Perú. Religiosa del Monasterio de Nuestra Señora de la Peña de Francia y Santa Clara de Lima, natural de Ayamonte. Prodigio de humildad y mortificación. Practicaba sus estaciones de rodillas y con una pesada cruz al hombro. Tuvo don de lágrimas. “Sus obras fueron siempre comentario glorioso de su apellido, porque todas se encaminaron a la explicación muda del libro sellado, que solo es digno de abrir el cordero, y de interpretar el justo”.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....