El Perú necesita de Fátima No temáis soy el Ángel de la Paz. Rezad conmigo Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo. Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 82 > Tema “Historia de la Iglesia”

La Palabra del Sacerdote  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

¿Los cruzados eran católicos al igual que los templarios?


PREGUNTA

¿Los cruzados eran católicos? ¿Y los caballeros templarios?


RESPUESTA

El consultante menciona también a las cruzadas y a los templarios. Otras dos instituciones cargadas de méritos, movidas por objetivos santos, y que, ellas también, sucumbieron bajo el peso de la infidelidad de los hombres.

Más de una vez las cruzadas, convocadas por los Papas para liberar los lugares sagrados de Tierra Santa, en poder de los sarracenos, se desviaron de ese santo objetivo. Pero esto no debe ser motivo para ignorar sus efectos positivos y condenarlas en bloque, sobre todo no se puede condenarlas en principio. Pocas empresas de la Cristiandad recibieron tantos elogios de los Papas como las cruzadas. Si Europa fue, durante siglos, el punto de referencia de la Cristiandad mundial, esto se debió, en gran parte, a enfrentamientos militares célebres que la libraron de las incursiones de los mahometanos, que la habrían despedazado. Basta mencionar las batallas de Lepanto (1571) y de Viena (1683), que, aunque ya estén fuera del ciclo de las cruzadas propiamente dichas, estaban animadas de su espíritu e inspiradas en los mismos principios.

Cruzados asediando la ciudad de Antioquía

En cuanto a la Orden de los Templarios —la más célebre de las órdenes de caballería— y otras semejantes, como la Orden de los Caballeros Teutónicos, es forzoso admitir que contribuyeron decisiva y admirablemente para la manutención de la unidad de la fe en el continente europeo, extendiendo los límites de la Cristiandad hasta los confines del Mar Báltico. Se puede admitir que cometieron algunos atropellos. Pero la extinción de la Orden de los Templarios es lamentada por historiadores serios, que señalan como causa la codicia desenfrenada y las presiones políticas del rey francés Felipe el Hermoso, y denuncian irregularidades en el proceso que culminó con el decreto de supresión emitido por el Papa de Avignon, Clemente V (en 1312).

Así, la justificada indignación del lector con relación a los grupos anticristianos y satanistas nos remitió a un panorama más vasto, que nos hizo contraponer la sociedad sacralizada de la Cristiandad de otrora con la sociedad secularizada y paganizada de nuestros días. La atenta evaluación de ambas nos hace aspirar la vuelta de los principios que orientaron a la primera, consonante con la promesa de Nuestra Señora en Fátima: “¡Por fin, mi Inmaculado Corazón triunfará!” Esto es, el triunfo de María será la implantación del Reino de María, vale decir, del Reino de Cristo, pues donde María reina, reina su Divino Hijo por medio de la Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana, única Madre y Maestra de todos los pueblos de la Tierra.     





  




Artículos relacionados

¿De dónde surge la fecha del nacimiento de Jesús?
¿Qué son los antipapas y cómo surgieron?
¿Todos los pueblos del Antiguo Testamto ya resucitaron?
¿Por qué algunos conflictos tienen connotación religiosa?
¿Qué son las profecías de San Malaquías?
La cronología de los Evangelios y los Santos Reyes Magos
¿Qué fue el Gran Cisma de Occidente?
Algunas incógnitas del libro del Apocalipsis
¿Cuál fue la misión de San Juan Bautista?
¿Existen santos sin ningún registro histórico? - San Eulogio







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
Santo Toribio de Mogrovejo
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta



 



Tesoros de la Fe


Nº 232 / Abril de 2021

Santo Toribio de Mogrovejo
Gloria de la Iglesia y del Perú

Santo Toribio Alfonso de Mogrovejo, Arzobispo de Lima, Anónimo – Óleo sobre tela, Museo Nacional de Bellas Artes, Buenos Aires



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

20 de abril

San Alfege, Obispo y Mártir

+1012 + Greenwich - Inglaterra. Abad, obispo de Winchester y después arzobispo de Cantuaria. De gran austeriad de vida, se dedicó en su diócesis a ayudar a los necesitados. Durante la invasión de los daneses a Inglaterra, fue martirizado por rehusarse a pagar su rescate con el dinero destinado a los pobres.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....