El Perú necesita de Fátima La verdadera penitencia que Nuestro Señor ahora quiere y exige, consiste, sobre todo, en el sacrificio que cada uno tiene que imponerse para cumplir con sus propios deberes.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 81

La Palabra del Sacerdote  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

¿De qué tratan la herejía arriana y la Teología de la Liberación?


PREGUNTA


Quedaría muy agradecido si Ud. me explicara de qué tratan la herejía arriana y la Teología de la Liberación, señaladas por la revista en varias ocasiones como enemigas de una sana doctrina católica.


RESPUESTA


La Iglesia Católica prolonga místicamente la vida de Nuestro Señor Jesucristo en esta tierra. Ella es su Cuerpo Místico y es el Emmanuel, o sea “Dios con nosotros”. Habiendo partido hacia el Padre, Él nos prometió: “No os dejaré huérfanos” (Jn. 14, 18), y: “Estaré siempre con vosotros hasta la consumación de los siglos” (Mt. 28, 20).

Es normal, por lo tanto, que en la Santa Iglesia se reproduzcan no solamente las glorias del Salvador, sino también sus sufrimientos, persecuciones y traiciones.

Fue un apóstol, Judas, quien vendió a su Maestro a los que lo querían matar. Y a lo largo de la historia son también malos discípulos de Cristo los que destruyen la unidad de la comunión y la integridad de la doctrina con sus cismas y herejías.

Víctima del orgullo, el hombre tiene dificultad para aceptar las verdades de la fe tal como Dios las reveló y el Magisterio de la Iglesia las formuló.

Sobre todo, su vanidad colisiona con aquellas verdades más sublimes y que están muy por encima de su capacidad de comprensión, pues Dios es infinito —“incomprehensibilis”, como enseña la teología— y el hombre es finito y mera criatura.

De esa forma, el augusto misterio de la Santísima Trinidad, de un único Dios en tres Personas iguales y realmente distintas, ha encontrado fuerte oposición por parte de aquellos que se olvidan que “Dios resiste a los soberbios, pero a los humildes les da su gracia”, conforme recuerda San Pedro en su primera Epístola (5, 5).

Arrio, sacerdote hereje

Fue así que, poco después del año 300 de nuestra era, un sacerdote de Alejandría, en Egipto, Arrio (250-336), comenzó a difundir una herejía negando que las tres Personas de la Santísima Trinidad son absolutamente iguales en cuanto a la naturaleza y coeternas. Él subordinaba el Hijo al Padre, considerándolo en cuanto a la naturaleza apenas semejante y no igual a la Primera Persona de la Santísima Trinidad, haciendo de Él un mero ser intermediario entre la divinidad y el mundo creado. ¡Dios Uno y Trino fue alcanzado por el heresiarca!

Aún conforme a la fábula inventada por Arrio, Dios Padre habría impuesto a la Segunda Persona la probación de hacerse hombre, pero no en el sentido católico de Dios y Hombre verdadero.

A pesar de la aberración de tal doctrina, por lo demás, envuelta en una humareda de afirmaciones indecisas y aspectos contradictorios, la herejía arriana se propagó como una llamarada, llegando casi a dominar todo el mundo cristianizado de entonces. Fue condenada por el I Concilio de Nicea (325), el primero de los Concilios Ecuménicos, y por varios otros concilios.

Santos combaten la herejía arriana

Los dos grandes héroes, entre muchos otros santos, en la lucha contra ese flagelo, fueron San Atanasio (293-373), obispo de Alejandría, y en Occidente, San Hilario de Poitiers (315-367).

San Hermenegildo, pintura de Francisco de Zurbarán, 1598-1664 — Iglesia de San Esteban, Sevilla. Este joven príncipe visigodo fue martirizado por haberse rehusado a comulgar de las manos de un hereje arriano.

Después de haber sido prácticamente derrotado, el arrianismo encontró resonancia entre los bárbaros germánicos y con la invasión de esos pueblos a los países de Europa y la zona norte del África, que componían en su mayor parte el Imperio Romano de Occidente, se volvió una nueva amenaza para la Iglesia.

Obispo difunde la herejía

En efecto, Ulfila, un obispo arriano que había ido a catequizar a tales bárbaros, consiguió lamentablemente que ellos pasaran del paganismo al arrianismo en su casi totalidad. Solamente después de mucho sacrificio y por la actuación de grandes santos, ellos mismos se convirtieron efectivamente al catolicismo y dieron origen a la magnífica Cristiandad medieval.

En España, el arrianismo entre los visigodos duró más tiempo. San Hermenegildo, hijo del rey visigodo Leovigildo, se convirtió al catolicismo y fue martirizado por orden de su propio padre, en el año 585, por rehusarse a comulgar de las manos de un arriano. También en ese país fue decisiva la actuación del gran obispo de Sevilla, San Isidoro (560-636).

Bajo forma mitigada, el arrianismo permanece hasta hoy implícito, al menos bajo algunos aspectos, entre los protestantes, especialmente por su rechazo a la Santísima Virgen en cuanto Madre de Dios: pues si Jesucristo no es verdaderamente Dios —¡arrianismo!— y hombre, María Santísima no es Madre de Dios y no ejerció entonces una participación excelsa en la obra de la Redención, lo que es contrario a la fe.

La «Teología de la Liberación»

Bajo el astuto rótulo de Teología de la Liberación se designa a una amalgama de errores de los más disparatados en materia de teología, filosofía, sociología, economía, etc.

Ella es fruto de los errores teológicos y filosóficos que penetraron en la Iglesia a fines del siglo XIX y que fueron condenados por San Pío X (Papa de 1903 a 1914) bajo la denominación de modernismo. Tales errores pretendían adaptar a la Iglesia y al pueblo fiel al espíritu y a los errores del mundo y de la vida “moderna”, los cuales buscan satisfacer el orgullo y la sensualidad dejados en el corazón humano por el pecado original.

Las nefastas consecuencias de la infiltración de esos errores en los medios católicos —mucho antes del surgimiento de la Teología de la Liberación— fueron denunciadas por el Prof. Plinio Corrêa de Oliveira, en 1943, en su libro En defensa de la Acción Católica, y posteriormente en otras obras, particularmente La Iglesia ante la escalada de la amenaza comunista – Llamado a los obispos silenciosos, publicado en 1976.

Marxismo místico

En síntesis, la Teología de la Liberación es una especie de marxismo místico, que transforma al pobre (más propiamente al revolucionario, al que ella designa como pobre) en el verdadero redentor de la humanidad, y a la lucha de clases, en el medio de redimir al hombre.

El sacerdote peruano Gustavo Gutiérrez, como otros próceres de la Teología de la Liberación, tuvo como sus mentores a progresistas alemanes y franceses marxistas o filo-marxistas

Por razones estratégicas y también circunstanciales, ese error fue difundido sobre todo desde América del Sur (Brasil, Perú y Chile, principalmente, y después, Nicaragua, en Centroamérica), pero sus laboratorios poco tienen que ver con nuestro continente. Sus próceres, como el ex fraile franciscano Leonardo Boff, en Brasil, que abandonó el sacerdocio y la Iglesia, o el padre Gustavo Gutiérrez, en el Perú, y sus demás corifeos, tuvieron una formación de tipo europeo y realizaron cursos en el Viejo Continente. Sus mentores son especialmente progresistas alemanes y franceses marxistas o filo-marxistas.

Para escapar de la severa crítica recientemente exteriorizada por la Santa Sede, los adeptos de la Teología de la Liberación se escabullen diciendo que: lo que fue condenado por la Iglesia fue una caricatura de esa doctrina, pues la Teología de la Liberación jamás habría intentado integrar al marxismo y al cristianismo. Realmente, son términos contradictorios según las palabras de Pío XI, repetimos nosotros.

Teología de la Liberación: fuera de moda

En todo caso, el rótulo Teología de la Liberación está un poco fuera de moda, al menos para el gran público, aunque continúe haciendo sus estragos en ambientes como seminarios, las CEBs (Comunidades Eclesiales de Base) y otros sectores dichos “progresistas” de la Iglesia Católica en nuestros días.

Para darse un aire de actualizada, la Teología de la Liberación está caminando hacia un ecologismo radical, pero sin abandonar la lucha de clases. Muy por el contrario, basta ver al MST (Movimiento de los Sin-Tierra) o de los Sin-Techo, que están estableciendo en el Brasil un proceso insurgente con el apoyo de obispos y clérigos de esa corriente, mediante líderes formados en los movimientos católicos impregnados por la Teología de la Liberación.     





  




Artículos relacionados

¿La pobreza es el centro del Evangelio?
¿Cómo se compatibiliza el milagro con el orden divino del universo?
¿Cómo librarnos de los escrúpulos?
¿Es lícito el matrimonio de un católico con alguien que no lo es?
¿Cómo probar la existencia del infierno?
Restauración espiritual de la virginidad
Fidelidad a la palabra de Jesucristo
¿Con la abstinencia de carne la Iglesia favorece el veganismo?
La invocación al Ángel de la Guarda
¿Cómo hacer una buena confesión?




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 222 / Junio de 2020

El Santísimo Sacramento
La Solemnidad del Corpus Christi

Bendición con el Santísimo en la Fiesta del Corpus Christi, Colegio Tajamar, Madrid, 2017(Foto: Álvaro-García-Fuentes)



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

4 de julio

San Guillermo Abad, Confesor

+1091 Alemania. Introdujo la reforma cluniacense en su abadía de Hirschau, en la Baviera, transformándola en un centro de ese movimiento, el cual se extendió por todo el sur de Alemania.



San Ulrico, Obispo y Confesor

+972 Augsburgo - Alemania. Vigiló por la disciplina del clero en sínodos anuales, reenfervorizó el pueblo por medio de la predicación y visitas pastorales, protegió a los pobres y fundó monasterios.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....