El Perú necesita de Fátima Quiero decirte que hagan aquí una capilla en mi honra, que soy la Señora del Rosario, que continuéis siempre rezando el rosario todos los días.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 51 > Tema “Espíritu de familia”

SOS Familia  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

El culto a los antepasados


“Quien teme a Dios, honra a sus padres” (Ecli. 3, 8)


Hall de ingreso al Museo de Historia Militar en Viena, Austria. El salón alberga en su interior nada menos que 56 estatuas —todas en mármol de Carrara— de los más ilustres estrategas de su larga historia. Las naciones como las familias deben honrar y respetar la memoria de sus antepasados, si desean perdurar en el tiempo.


La continuidad del hogar y del libro de familia son, por así decirlo, solamente la base material de la existencia de una verdadera familia. Pero su alma, su principio vital, es la autoridad del padre, la santidad de la madre y el culto a los antepasados. Habiendo examinado los dos primeros elementos en artículos anteriores, detengámonos ahora a considerar este último, siempre siguiendo la eximia pluma de Mons. Henri Delassus.*

*     *     *

El espíritu de familia genera asimismo aquello que, a justo título, fue denominado el culto a los antepasados. Y de él también se nutre.

Este culto existió en las naciones paganas, pero pronto degeneró. Vive aún en nuestras sociedades cristianas y lo vemos en China constituir casi toda la religión.

Entre los paganos, inicialmente consistía apenas en sentimientos de gratitud de los hijos hacia el padre que los había criado, y de la familia por el antepasado que construyó su situación, que le dio la lección y el ejemplo de las virtudes morales por las cuales ella prosperó.

Poco a poco, a medida que se distanciaba la imagen venerada del fundador, tomó un aspecto más misterioso y produjo en los corazones sentimientos de carácter más religioso.

Algo después, se transformó en un culto propiamente dicho. Los miembros de la familia ofrecían al antepasado sacrificios sobre su tumba y le decían: “¡dios subterráneo, sednos propicio!”

De otro lado, un altar era erguido en el fogón de la casa de familia. Carbones encendidos ardían ahí noche y día, simbolizando el alma de la familia, el espíritu de la familia recibido de los antepasados y siempre vivo en ella. ¡Ay de la casa en que el fuego se apagase! Éste sólo podía extinguirse en el altar cuando toda la familia hubiese desaparecido. Fuego extinto, familia extinta: eran expresiones sinónimas.

El cristianismo no destruye nada de lo que naturalmente brota del alma humana, pero lo purifica todo. Él también quiere que guardemos religiosamente el recuerdo de los autores de nuestras vidas, que conservemos sus lecciones y ejemplos, y que los sepamos transmitir a las generaciones futuras.

Pero, más allá de eso, la Santa Iglesia quiere que permanezcamos en comunión con nuestros abuelos, con el padre y la madre, los hermanos y las hermanas que nos precedieron en el paraíso. Ella quiere que recemos por ellos y que pidamos su intercesión, que los socorramos con oraciones y sacrificios y que tengamos confianza en su socorro, sobre todo para mantenernos en el camino en que ellos nos colocaron y para que nos guíen por él.     



* Extractos del libro El espíritu de familia en el hogar, en la sociedad y en el Estado, Mons. Henri Delassus (1836-1921), Colección Talent de Bien Faire, Oporto, 2000, pp. 147-148.



  




Artículos relacionados

Tradiciones Familiares
La santidad de la madre
Los estados deben conservar el padrón familiar
La institución familiar en la Historia de la Civilización
Restauración de la familia
La autoridad del padre
Herencia espiritual y material




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 221 / Mayo de 2020

Una promesa, una esperanza
Basílica de la Madonna de Monte Bérico

Basílica de Santa María de Monte Bérico, Vicenza (Italia), construida sobre el cerro que domina la ciudad



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

1 de junio

San Justino, Mártir.

+167, d.C. Roma. El más ilustre apologista cristiano del siglo II. Llegó al conocimiento de la verdad al estudiar los varios sistemas filosóficos. Tornándose en ardoroso defensor de la fe, fustigó a los Emperadores romanos con dos Apologías del Cristianismo, que le valieron el martirio.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....