El Perú necesita de Fátima No temáis soy el Ángel de la Paz. Rezad conmigo Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo. Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 28 > Tema “Pecado y acción diabólica”

La Palabra del Sacerdote  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Una palabra sobre la virtud de la castidad y la condición sacerdotal


PREGUNTA

Conozco a un sacerdote ya mayor, a quien yo guardaba respeto y consideración, por la lectura de sus libros. Sin embargo, de un tiempo a esta parte, “anda detrás” de mi cuñada, insinuándose con “cosquillas” en las manos. Hace mucho que el padre frecuenta la casa de mis parientes políticos, pero de pronto se ha vuelto enamoradizo.

El domingo pasado conversando conmigo, me dijo que «Tesoros de la Fe» es una publicación radical y que mi fe era convencional. Dijo que la visión del infierno, que tuvieron los tres pastorcitos de Fátima, era sólo una visión. Y que los pecados de la carne no son tan graves, y que necesitamos comprender mejor la cuestión. Por favor, ¿cuál es su opinión al respecto?


RESPUESTA

San Juan Bosco, ejemplo de castidad sacerdotal, bendice a sus hijos espirituales, muchos de los cuales siguieron sus pasos

No extraña que un sacerdote, tan liviano como lo describe el lector, intente minimizar la gravedad de los pecados de la carne. Y en coherencia con tal posición doctrinaria, no dé mayor importancia a la visión del infierno descrita en la primera parte del secreto de Fátima. Como tampoco no extraña que considere radicales a los artículos de Tesoros de la Fe que, basados en la doctrina tradicional de la Iglesia, sustentan exactamente lo contrario.

Lo que no se puede dejar de lamentar es que el sacerdote tome actitudes tan poco acordes con su estado clerical, importunando y tomando libertades inadmisibles con una joven. Aunque la descripción no entra en pormenores, no será juicio temerario suponer que, aunque ya mayor, desde hace mucho tiempo abandonó el uso de la sotana, como ocurrió con tantos otros sacerdotes después de los vientos de “liberación” que siguieron al Concilio Vaticano II. Hecho tan notorio y que fue muy comentado y lamentado, incluso por Paulo VI, en su célebre desahogo sobre la humareda de Satanás que penetró en la Iglesia de Dios. Un amigo religioso me comentó que un compañero de hábito reconoció haber tenido sus primeras tentaciones contra el celibato sacerdotal, justamente después que dejó de usar el atuendo eclesiástico...

Ante una situación tan aberrante, no hay cómo dejar de afirmar categóricamente que las actitudes del sacerdote en cuestión non clericant, es decir, no condicen con su estado clerical. En cuanto a los preceptos del 6º y 9º Mandamientos de la Ley de Dios, es necesario reafirmar la doctrina tradicional de la Iglesia, según la cual todo acto contra la castidad —si es directamente querido, expresamente buscado y cometido con plena deliberación— es siempre pecado mortal.     





  




Artículos relacionados

¿Qué es la excomunión?
¿Quiénes son los hijos de la serpiente?
¿Son pecados mortales las “fantasías” de la mente?
¿Qué es más grave: el pecado de pensamiento o el pecado de acción?
Influencia del demonio en la acción pecaminosa
¿Hasta qué límite la Iglesia puede conceder a los gustos de los jóvenes?
Sobre las tentaciones y la práctica de la virtud
Matrimonio, adulterio y «happy end»
¿Qué son los pecados contra el Espíritu Santo? - I
Las modas en la iglesia: licitud del juicio moral de terceros







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
Fátima y el comunismo: dos profecías irreconciliables
150 años de la Comuna de París
San Juan Masías
Rosa de Santa María
Iglesia y Estado: ¿unión o separación?
Remedio eficaz contra los males contemporáneos
Las glorias de María
Santo Toribio de Mogrovejo
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta



 



Tesoros de la Fe


Nº 239 / Noviembre de 2021

1917 La Revolución Comunista
Rusia esparcirá sus errores por el mundo

Los bolcheviques asaltan el Palacio de Invierno, en San Petersburgo, unos días después de la última aparición de la Virgen en Fátima.



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

6 de diciembre

San Nicolás, Obispo y Confesor

+324 Mira. Obispo de Mira, en Asia Menor, de eminente caridad, fue desterrado por el Emperador Licinio. Derrotado éste por Constantino, volvió a su diócesis, donde obró estupendos milagres. En el Concilio de Nicea, fue de los más ardorosos adversarios del arrianismo. Primer Sábado del Mes

Más información aquí.






Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....