El Perú necesita de Fátima Rezad, rezad mucho y haced sacrificios por los pecadores, que muchas almas se van al infierno por no haber quién se sacrifique y pida por ellas.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 170

Historia Sagrada  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Tu fe te ha salvado

San Juan Bosco

Los hechos referentes a nuestro Divino Salvador que hasta ahora hemos relatado nos lo dan a conocer, especialmente, como hombre. Pero los milagros nos lo dan a conocer como Dios, puesto que, siendo los milagros efectos que superan a toda fuerza creada, no pueden venir sino de Dios, único Ser que no ha sido creado, único Ser omnipotente y Señor de todas las cosas y único que, por consiguiente, puede suspender las leyes de la naturaleza.

 

El leproso y el criado del centurión

Entre los milagros obrados por el Redentor se encuentra el de la curación de un leproso. Acercóse éste al divino Maestro, le adoró, y, sumamente afligido, le dijo:

—“Señor, si queréis, podéis curarme”.

Jesús extendió la mano y le tocó diciendo:

—“Quiero, sé sano”; e inmediatamente se curó.

Pero Jesús prosiguió: —“No digas esto a nadie; ve, preséntate al sacerdote, y ofrece el don según prescribió Moisés”. En la antigua alianza, cuando un leproso se curaba tenía que presentarse a los sacerdotes, los cuales le declaraban limpio y absuelto. Esta absolución es figura de la absolución sacramental que en la ley nueva se da a los leprosos espirituales, es decir, a los pecadores.

*     *     *

Después de eso volvió Jesús a Cafarnaúm, y he aquí que se presenta ante él un centurión romano, quien le suplicó diciendo:

—“Señor, mi criado está paralítico, postrado en cama y padece agudos dolores”.

Jesús le contestó: —“Iré y le curaré”.

El centurión replicó: —“Señor, yo no soy digno de que tú entres en mi casa, mas di una sola palabra y mi criado quedará sano”.

Al oír estas palabras, dijo Jesús a los que le seguían: —“En verdad os digo que no hallé tanta fe en Israel. Y os aseguro que muchos vendrán de Oriente y Occidente, y con Abraham, Isaac y Jacob se sentarán al banquete del reino de los cielos; al paso que los hijos del reino serán arrojados a las tinieblas exteriores, donde habrá llanto y crujir de dientes”.

Dijo después al centurión: —“Ve, y hágase según has creído”; y en ese instante el criado quedó sano.

Resucita a la hija de Jairo

La resurrección de la hija de Jairo (detalle), Ilya Repin, 1871 – Óleo sobre lienzo, Museo Estatal Ruso, San Petersburgo

Jairo, jefe de la sinagoga de Cafarnaúm, tenía una hija de doce años, enferma de muerte; y, como llegara a sus oídos que Jesús entraba en la ciudad, corrió a arrojarse a sus pies, y le rogó que fuera a su casa a curarla. Jesús se puso en marcha seguido de la multitud, entre la cual iba una mujer que hacía ya doce años padecía flujo de sangre. Corría para alcanzarle y decía entre sí: —Si llego a tocar el vuelo de su manto quedaré sana. Cuando estuvo cerca, tocó el borde, y al instante quedó perfectamente curada. Miró Jesús en su derredor para ver quién lo había tocado, y asustada la mujer y temblorosa, se arrojó a sus pies. Jesús le dijo: —“Alégrate, hija. Tu fe te ha salvado”.

Entretanto, llegó la noticia de que la hija de Jairo había muerto; así es que, al llegar Jesús a casa de aquél, halló hombres y mujeres llorando y preparando las cosas necesarias para el entierro. Disponiéndose a obrar un milagro, dijo Jesús: —“Apartaos, porque la niña no ha muerto, sino que duerme”.

Quería con esto decir que la resucitaría con la misma facilidad con que se despierta una persona que duerme. Luego que hubo despedido a todos, entró en el aposento de la difunta con el padre, la madre de la niña y los tres apóstoles: Pedro, Juan y Santiago. La tomó de la mano y dijo: —“Niña, levántate”. Y al instante se levantó, empezó a caminar y comió en presencia de todos, curada de todo mal. 



  




Artículos relacionados

Multiplicación de los panes y curaciones
Camino de Emaús
Jesús en el Sepulcro
Las parábolas de Jesús
Continuación del Sermón de la Montaña
Vida pública de Jesús
Más curaciones obradas por Jesús
El precursor: San Juan Bautista
Jesús en lo alto del Calvario
Pedro niega a Jesús




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 226 / Octubre de 2020

Cristiandad
Sacralidad en el orden temporal

Emperador Carlomagno, Alberto Durero, 1511-13 – Óleo sobre madera de tilo, Museo Nacional Germánico, Nuremberg (Alemania)



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

25 de octubre

San Antonio de Sant'Ana Galvão, Confesor

+1822 + São Paulo. Natural de Guaratinguetá - São Paulo, franciscano, fue fundador del Regogimiento Monasterio de la Luz, que dirigió hasta su muerte.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....