El Perú necesita de Fátima Sobre todo, aceptad y soportad con resignación el sufrimiento que Nuestro Señor os envíe.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones


AbcAbcAbc

Cómo librarse de

La Timidez

Sus causas, sus consecuencias, sus remedios

Autor: Raymond de
Saint-Laurent
Tamaño: 20.5 x 14 cms.
Páginas: 98, en bond

Si usted es tímido, sepa que su timidez está con los días contados. Usted acaba de encontrar la solución definitiva para su aflicción, su inseguridad, su terrible desconfianza en sí mismo.

En este libro descubrirá un método gradual, fácil y seguro para vencer su problema; o, más bien, su enfermedad.

Sí, la timidez es verdaderamente una enfermedad: una enfermedad psíquica, pero que trae, como no podía dejar de ser, consecuencias físicas muy desagradables.

Lea con atención y siga metódicamente los ejercicios prescritos, paso a paso, sin prisa de llegar al fin.

Son procedimientos simples y de sentido común que, si fueran observados de acuerdo con el método enseñado, lo llevarán a ir aumentando gradualmente su seguridad y su autoconfianza, hasta alcanzar la meta de vencer, de una vez por todas, la timidez.

¡En pocas semanas se sentirá otra persona!

El autor es un psicólogo y educador experimentado, profundo conocedor del alma humana; Con suma destreza y tacto, él aborda el tema tan sólo en sus aspectos naturales; pero, a lo largo de todo el texto, Ud. se sentirá gratamente acompañado por el equilibrio, la suavidad y la fuerza comunicativa de un verdadero pastor de almas.

Si usted no es tímido, también podrá beneficiarse de modo incalculable con este libro.

En primer lugar, tendrá acceso a observaciones y consejos útiles en el trato con otras personas, en los negocios, en la educación de los hijos, etc. En segundo lugar, aprenderá a tratar a los tímidos...


Haga su pedido ahora mismo


[ Volver Atrás ]

Artículos relacionados

Tesoros de la Fe - Número 111 - Marzo de 2011
Tesoros de la Fe - Número 120 - Diciembre de 2011
Tesoros de la Fe - Número 119 - Noviembre de 2011
Resumen carta apoyo Papa
Un auxilio venido del Cielo: la Medalla Milagrosa
La Autosugestión
Pascua de Resurrección
Letanías al Sagrado Corazón de Jesús
Tesoros de la Fe - Número 121 - Enero de 2012
Estimados amigos de Fátima




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 221 / Mayo de 2020

Una promesa, una esperanza
Basílica de la Madonna de Monte Bérico

Basílica de Santa María de Monte Bérico, Vicenza (Italia), construida sobre el cerro que domina la ciudad



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

1 de junio

San Justino, Mártir.

+167, d.C. Roma. El más ilustre apologista cristiano del siglo II. Llegó al conocimiento de la verdad al estudiar los varios sistemas filosóficos. Tornándose en ardoroso defensor de la fe, fustigó a los Emperadores romanos con dos Apologías del Cristianismo, que le valieron el martirio.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....