El Perú necesita de Fátima Rezad, rezad mucho y haced sacrificios por los pecadores, que muchas almas se van al infierno por no haber quién se sacrifique y pida por ellas.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 124

Verdades Olvidadas  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Todos somos un poco ateos




Como Dios nos hizo grandes y quiso que dominásemos la creación entera, sigue halagándonos la más vieja de las tentaciones: ser como Dios (Gén. 3, 5).

– “Hijita, lleva este encargo a la Sra. Fulana. Mira: ella te querrá regalar unos céntimos. No se los recibas, mi amor”. Así inculca la mamá pudiente a su niñita la idea de independencia y autonomía.

Y llevados de ese afán de autosuficiencia, quisiéramos no necesitar de nadie, ni tener que agradecer nada a otros. Ni siquiera a Dios. En este sentido todos estamos contagiados de ateísmo. Desearíamos ser autónomos e independientes incluso frente a Dios. Y nos duele tener que recurrir a Él. Sobre todo, nos molesta que su auxilio y su perdón sean gratuitos.

Y no hay más remedio que reconocer nuestra indigencia, nuestra condición de mendigos de Dios. Y aceptar su gracia. Cristo es la vid; nosotros, los sarmientos. Sólo unidos a Él, percibiendo su savia, daremos frutos. Desgajados de Él, nada rendiremos (Jn. 15, 5-6). 

P. Marino Purroy O.C.D., Utilidades del pecado, PP. Carmelitas, Santiago de Chile, 1983, p. 6-7.



  




Artículos relacionados

¿Qué sería de la sociedad si todos fueran igualmente ricos?
El hurto por hambre no es lícito
Los males terribles que acarrea el divorcio
Nada más saludable que el recuerdo de los novísimos
Qué grande es el poder de la oración
No todo lo que es técnicamente posible es éticamente realizable
La familia, el matrimonio y el derecho natural
La Doctrina Católica condena la pornografía
Nada repugna tanto a la razón como una igualdad absoluta entre los hombres
El martirio de María




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
Santa Teresa de Lisieux Pionera de la “pequeña vía”
Lágrimas, milagroso aviso - Nueva Orleans 1972
Nuestra Señora del Buen Consejo de Genazzano
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Maravillosa lección en los orígenes de Lourdes
Fátima: “una sola fe, un solo bautismo, una sola Iglesia”
Dulce Nombre de María



 



Tesoros de la Fe


Nº 178 / Octubre de 2016

Santa Teresa de Lisieux
Pionera de la “pequeña vía”

Fotografía de Santa Teresita del Niño Jesús y de la Santa Faz, con hábito carmelita



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

1 de octubre

Santa Teresita del Niño Jesús, Virgen, Doctora de la Iglesia

+1897 +Lisieux - Francia. La gran santa de nuestros tiempos entró en el Carmelo a los 15 años, llevando una vida de inmolación y sacrificios en favor de las misiones y de la Iglesia. Deseando poseer todas las vocaciones para glorificar en ellas al Creador, encontró en el amor a Dios, conforme dice, la solución para su problema. Por eso se tornó Patrona de las misiones, sin haber dejado nunca la clausura. Su doctrina espiritual de la "pequeña vía" abrió las puertas de la perfección a innumerables almas.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....