El Perú necesita de Fátima Quiero decirte que hagan aquí una capilla en mi honra, que soy la Señora del Rosario, que continuéis siempre rezando el rosario todos los días.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 119 > Tema “Eternidad”

La Palabra del Sacerdote  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Avisos celestiales

PREGUNTA

¿Quisiera saber cómo una persona puede reconocer cuándo la Virgen le hace una comunicación. ¿Algo le sucede por medio de la Medalla Milagrosa que ella usa? ¿O la Virgen se le aparece? Tengo mucha curiosidad… Si me pudiesen ayudar, les agradecería.


RESPUESTA

La Santísima Virgen habla con San Bernardo de Claraval. Gran devoto suyo, proclamó sus glorias en sus escritos.


Más allá de las revelaciones particulares citadas en la respuesta anterior existen también las locuciones interiores que el Espíritu Santo pronuncia en lo recóndito de las almas. En caso de que se trate de un alma buena y recta, que la Santísima Virgen quiere atraer a una mayor santificación personal, Ella pide al Espíritu Santo como Esposa, que hable al interior de esas almas. No hay ningún inconveniente teológico en decir que Nuestra Señora es quien habla al interior de nuestras almas.

¿Cómo reconocer que la procedencia de esa locución interior es de la Virgen Madre de Dios? Es muy simple: si esa locución nos lleva a un sentimiento más humilde de nosotros mismos y a la práctica generosa de la virtud o de cualquier forma de bien, podemos estar seguros de que es la Santísima Virgen quien está hablando. No es nece­sario­ que la Virgen María se nos aparezca y hable visiblemente con nosotros. Ella puede­ hablar al interior de nuestras almas, como ya fue explicado.

Pero si esa voz nos lleva a cualquier forma de vanagloria, cuidado: ¡puede ser el demonio queriendo sugerirnos la idea de que poseemos un grado de santidad que no alcanzamos!

Con esos cuidados debidamente tomados, estemos atentos a la voz de la Santísima Virgen y tengamos la docilidad de ponerla en práctica, según la palabra de la Escritura: “Si escuchéis hoy su voz, no endurezcáis el corazón” (Sal 95, 8).

Ahora bien, la mejor respuesta que podemos dar a Nuestra Señora es ser muy devotos de Ella, pensar en Ella frecuentemente, hablar interiormente con Ella muchas veces. Es el consejo de oro que San Luis Grignion de Montfort presenta en el Tratado de la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen, nº 166, y que transmito aquí a la apreciada consultante.     





  




Artículos relacionados

¿El tiempo en la tierra y en el purgatorio corren paralelamente?
Sobre el fin del mundo y el Juicio Final
Juicio particular, juicio final y resurrección de los muertos
¿Todo termina con la muerte?
¿Existe el Purgatorio?
Visiones y avisos celestiales
Cómo serán los cuerpos después de la resurrección de los muertos
En realidad, las pasiones no son ni buenas ni malas
Texto bíblico confirma la existencia del Purgatorio
¿Qué dice la doctrina católica sobre la cremación de cadáveres?




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
El Santo Leño de la Cruz: Resumen simbólico del Evangelio
La Revolución Francesa
Segovia: belleza y fuerza que brotan de la fe
Notre Dame de París, la luz y las llamas
Una propaganda que explota nostalgias del pasado
Invitación al rosario del 13 de mayo
Juicio y condenación de Jesucristo, una farsa sórdida y grotesca
Grandezas y glorias de San José
El Islam y el suicidio de Occidente
San Ildefonso de Toledo
Súplica junto al Pesebre
Fallece redactor de la columna “La Palabra del Sacerdote”
La “ola celeste”: una ola celestial, una ola mariana
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 213 / Septiembre de 2019

Exaltación de la Santa Cruz
¡Con este signo vencerás!

Vista de la ciudad de Antigua Guatemala desde el Cerro de la Cruz, al fondo el Volcán de Agua



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

17 de octubre

San Ignacio de Antioquía, Obispo y Mártir

+Siglo II + Roma. Discípulo de los Apóstoles y sucesor de San Pedro en la Sede de Antioquía. Sus cartas a las iglesias de Asia y de Roma son los documentos más preciosos de la época. Conducido a Roma, fue devorado por las fieras en el Coliseo.

Más información aquí.






Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....