El Perú necesita de Fátima Quiero decirte que hagan aquí una capilla en mi honra, que soy la Señora del Rosario, que continuéis siempre rezando el rosario todos los días.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 78 > Tema “Grandes Devociones”

Especiales  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Estandarte de la Victoria contra los males de nuestra época



Una íntima vinculación entre dos grandes devociones. En Fátima, el día 13 de junio de 1917, la Santísima Virgen reveló a los tres pastorcitos su Corazón Inmaculado, ultrajado por los pecados de la humanidad y que imploraba reparación.


La Divina Providencia no sólo suscita personas o instituciones para combatir los males de una época. También lo hace a través de formas de piedad, mociones espirituales y renovados deseos de perfección.

En los últimos siglos el mal creció en proporciones alarmantes, apartando a los individuos y a las sociedades de Dios. Pero junto con él creció también el culto al Sagrado Corazón. Fue ésta la devoción que más se difundió en la Iglesia y que recibió mayor estímulo del Magisterio Pontificio.

¿Qué relación hay entre los dos fenómenos?

El padre Jules Chevalier, en el prefacio de las Constituciones que escribió en 1891 para las Hijas de Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús, recordó esta verdad: “La devoción al Sagrado Corazón de Jesús fue revelada por el propio Señor y recomendada por la Iglesia como un remedio eficaz contra los males del mundo de hoy”.2

Por su parte, el Papa León XIII compara esta devoción con el emblema de la Santa Cruz que dio la victoria al emperador Constantino y significó el comienzo del triunfo del cristianismo sobre el paganismo.

In hoc signo vinces, fue la promesa hecha a los cristianos de entonces. La devoción al Sagrado Corazón es hoy el estandarte de la victoria y triunfo del Reinado Social de Nuestro Señor Jesucristo.

El Sagrado Corazón y la devoción a la Madre de Dios

Pero, preguntará alguien, ¿no es la devoción al Inmaculado Corazón de María la que más específicamente marcará ese triunfo prometido en Fátima, por ejemplo?

Los devotos del Sagrado Corazón de Jesús son de modo muy especial devotos de la Santísima Virgen María. Y recíprocamente. No podía ser de otro modo. Si María Santísima es medianera de todas las gracias, toda la devoción pasará por las manos de ella. Y, por otro lado, siendo Ella el camino más perfecto para llevarnos a Jesús, toda la verdadera devoción a Ella conducirá al Sagrado Corazón.

Santa Margarita María Alacoque comprendió tan bien esta verdad que consideraba las dos devociones como una sola. Tenía el hábito de rezar esta jaculatoria:

La Santísima Virgen quiso que en el verso de la Medalla Milagrosa aparecieran reunidos los corazones de Jesús y de María

“Divino Corazón de Jesús, yo os adoro y os amo tal como vivís en el Corazón de María y os pido que viváis y reinéis en todos los corazones”.

Su confesor, San Claudio de la Colombière, indica el mismo camino:

“Resolví no pedir nada a Dios, en ninguna oración a no ser por medio de María”.

Otros grandes devotos del Corazón de Jesús —como Santa Brígida, San Francisco de Sales y San Juan Eudes— se referían al Corazón de Jesús y María, en singular, para poner de relieve la perfecta unidad de sentimientos y disposiciones entre la Madre y el Hijo.

Los Misioneros del Sagrado Corazón y las Hijas de Nuestra Señora del Sagrado Corazón tienen como expresión clásica de sus institutos la bella fórmula que realza la misión de intercesora de la Madre de Dios: Per Mariam ad Cor Iesu –“Por María al Corazón de Jesús”.

Por eso mismo el Papa Pío XII exhorta: “Para que la devoción al augustísimo Corazón de Jesús produzca más copiosos frutos de bien en la familia cristiana y aún en toda la humanidad, procuren los fieles unir a ella la devoción al Inmaculado Corazón de la Madre de Dios”. 3

Fátima: El Sagrado Corazón de Jesús y el Inmaculado Corazón de María

El movimiento universal de consagración al Sagrado Corazón de Jesús se complementó, en el siglo XX, con el movimiento de consagración al Inmaculado Corazón de María, pedido por Nuestra Señora en Fátima a los tres pastorcitos, Lucía, Jacinta y Francisco.

Las apariciones fueron precedidas por las del Ángel de Portugal, en 1916, que les dijo: “Los corazones de Jesús y María están atentos a la voz de vuestras súplicas”.

Más adelante añadió: “Los corazones santísimos de Jesús y María tienen sobre vosotros designios de misericordia”.

La bienaventurada Jacinta, en su lecho de muerte, le dijo a Lucía: “Tú te quedas acá para decir que Dios quiere establecer en el mundo la devoción al Inmaculado Corazón de María. El Corazón de Jesús quiere que, a su lado, se venere el Corazón de María”.

Nuestro Señor le presenta su Sagrado Corazón a Santa Margarita María Alacoque

Muchos otros paralelismos entre las dos devociones muestran su íntima vinculación: los nueve primeros viernes y los cinco primeros sábados; el espíritu reparador que anima a ambas; el movimiento de consagración de la humanidad al Sagrado Corazón de Jesús hecho por León XIII y el pedido de consagración de Rusia al Inmaculado Corazón hecho por Nuestra Señora en Fátima; y por fin la promesa del triunfo final: “Yo reinaré”, repetía Nuestro Señor continuamente a Santa Margarita María, y “Por fin, mi Inmaculado Corazón triunfará”, dijo Nuestra Señora en Fátima.

Notas.-

1. El presente artículo está basado en la magnífica obra de Péricles Capanema Ferreira y Melo, El estandarte de la victoria — La devoción al Sagrado Corazón de Jesús y las necesidades de nuestra época, São Paulo, 1998.
2. Apud Bovenmars, in VV. AA., La espiritualidad del Corazón, Loyola, São Paulo, 1988.
3. Encíclica Haurietis Aquas, del 15 de mayo de 1956.






  




Artículos relacionados

Letanías al Sagrado Corazón de Jesús
El Detente del Sagrado Corazón de Jesús
Corpus Christi
Sagrado Corazón de Jesús, símbolo del amor infinito
El Señor de los Milagros
San José y el ideal de santidad
Elogio a la lógica de San José
“He aquí el Corazón que tanto amó a los hombres”
El Santo Rosario




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
Invitación al rosario del 13 de mayo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Maravillosa lección en los orígenes de Lourdes
La Virgen del Tepeyac - Nuestra Señora de Guadalupe en México
Fátima: “una sola fe, un solo bautismo, una sola Iglesia”



Tesoros de la Fe


Nº 164 / Agosto de 2015

San Juan Bosco
Bicentenario de su nacimiento (1815-2015)

Casita de Don Bosco en su aldea natal, I Becchi, hoy Colle Don Bosco, en el Piamonte, Italia



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

4 de setiembre

Santa Rosalía de Palermo, Virgen

+siglo XII Palermo. Era muy bella. A los 14 años la Santísima Virgen le recomendó que dejase el mundo, y envió dos ángeles para guiarla hasta una gruta. Como los padres la buscaban en la región, los ángeles se aparecieron de nuevo y la llevaron hacia lo alto del monte Pellegrino, donde vivió en la contemplación y penitencia durante los 16 años que le restaron de vida. El descubrimiento de sus reliquias en 1624 fue ocasión de muchos milagros. Ella es la patrona de Palermo.



Santa Rosa de Viterbo, Virgen

+1252 Viterbo - Italia. La vida de esta Santa es realmente un prodigio. Terciaria franciscana y predicadora popular a los ocho años, fue desterrada hacia Soriano por el Emperador Federico II, enemigo de la Santa Sede. Retornando a Viterbo, fundó un convento, que fue cerrado debido a la envidia de otras monjas. Falleció a los 17 años, ya aclamada por todos como santa.



Patriarca Moisés, Profeta

+siglo XIII a.C. Palestina. Profeta y Legislador. Recibió de Dios la misión de liberar al pueblo de Israel oprimido en Egipto por el Faraón. Hablaba con Dios cara a cara como se habla a un amigo (del Martirologio Romano - Monástico).








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....